Skip to content

Feliz aniversario, Tate Modern

12/05/2010

Es imposible no poner atención en el edificio mientras se pasea por South Bank. Con su imponente chimenea y su situación privilegiada enfrente de la catedral de Saint Paul, y conectada por el Millenium Bridge, la Tate Modern se ha convertido en una de las citas obligadas de los londinenses y de los millones de turistas que visitan la ciudad.

Mi primer contacto con la Tate fue en 1999, cuando todavía faltaba más de un año para su inauguración, que tuvo lugar el 12 de mayo de 2000. Entonces, el ladrillo cara vista de lo que antes había sido una antigua central eléctrica grisácea que rememoraba la Revolución Industrial vivida por el Reino Unido a mediados del siglo XVIII, recuperaba su color original. Sin embargo, el cambio era más profundo. En las entrañas de la institución, el equipo de arquitectos Herzog & De Meuron preparaban un centro de arte contemporáneo que, sin duda, se convertiría en uno de los principales a nivel europeo.

La programación de la Tate Modern ha sido siempre cuidada al detalle. El grupo Tate comenzó exponiendo las obras de arte de las que disponía en su colección pero, con el paso de los años, ha ido incrementando sus fondos con los autores más punteros de la contemporaneidad. En ocasiones criticada por lo descarnado de sus muestras y, en ocasiones venerada por su interés por diseñar para Europa las mejores exposiciones, la Tate no ha dejado indiferente a nadie. Todavía recuerdo la emoción que sentí cuando llegué a Londres en el 2005 para ver la muestra que se organizaba sobre Frida Kahlo. Fue un acontecimiento histórico. Por primera vez se exponían en Europa los cuadros de la mujer de Diego Rivera que, a pesar de su colorido, guardaban los dolores y miedos de la pintora. El centro hizo historia, como tantas otras veces.

La semana pasada, en el Simposio ‘¿Qué es el Arte Contemporáneo?’ organizado por la Cátedra Jorge Oteiza, la Universidad Pública de Navarra, y la Fundación Ankaria, algunas personas comentábamos que el Arte Contemporáneo tiene más tirón en América que en Europa. Desde mi punto de vista, esta radica en una cuestión histórica relacionada con las Guerras Mundiales, pero ese es otro tema que no se abordará en este post. Sin embargo, Alexander Alberro decía que la Tate Modern es un ejemplo de exposiciones que siempre están llenas y rompen todos los records. Sí, pero no es un reflejo de lo que ocurre en Europa.

Elcentro ha contado siempre con una dirección magnífica, pero también con unas actividades de promoción del arte, del centro, de su librería… impulsadas por su gabinete de comunicación y márketing que no tienen precedentes. La marca Tate compite hoy en día en el circuito internacional con otras marcas con muchísima más historia, como pueden ser MET, MOMA, Guggenheim, y fuera del arte contemporáneo, Louvre o Hermitage entre otras. Ha sabido crecer y, sin duda, los diez años que hoy celebra debe festejarlos por todo lo alto, con la satisfacción del trabajo bien hecho pero sin bajar la guardia. God save the Tate!

Anuncios

From → Museo

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: